Sobre la función del psicólogo en Escena Diversa

¡Buenos días!
Para finalizar la semana (una semana, por cierto, llena de avances) queríamos compartir con vosotros una serie de preguntas que nos enviaron dos alumnas de segundo de bachillerato. Estas preguntas iban enfocadas a tres aspectos principales: cuál es la función del psicólogo en la asociación, en qué consisten tanto el TEA como el síndrome de Asperger y, finalmente, cómo es la labor que se desarrolla en la asociación.
Hemos querido compartir con vosotros estas preguntas ya que pensamos que pueden ayudar a aclarar aspectos confusos respecto a las funciones de la asociación y los síntomas y consecuencias de estos trastornos.

1. ¿Qué formación tiene?

Actualmente, cualquier psicólogo que desee realizar un diagnóstico de cualquier Trastorno del Espectro Autista (incluído syndrome de Asperger) y llevar a cabo, a su vez, un tratamiento, necesita la formación de psicólogo clínico (PIR) o el master formativo en psicología general sanitaria acreditado por el Ministerio de Sanidad.
No obstante, los psicólogos clínicos/sanitarios no son los únicos psicólogos que trabajan con este tio de pacientes; por ejemplo, un psicólogo educativo se puede encargar de llevar a cabo las adaptaciones curriculares necesarias para que el joven con TEA y Asperger pueda alcanzar los objetivos educativos planteados por el Ministerio de Educación.

2. ¿Cuál es su trabajo concretamente?

En Escena Diversa, actualmente, no propocionamos tratamiento psicológico a los pacientes. No obstante, yo me acabo de incorporar a la asociación y sera en septiembre cuando decidamos mi rol y las funciones específicas que voy a desarrollar.

3. ¿Cómo ha sido su experiencia en relación a pacientes con síndrome de Asperger?

A mí lo que más me ha sorprendido y agradado en mi trabajo con Escena Diversa es la capacidad que tienen los socios con síndrome de Asperger para dirigir y gestionar la asociación. Hay muchos aspectos burocráticos que hay llevar a cabo en una asociación que, a mí, me serían muy difíciles de controlar y gestionar y ellos, sin embargo, gestionan la asociación de una forma muy meticulosa. ¡No se les pasa nada!

4. ¿Es fácil diagnosticar este trastorno?

Es importante tener en cuenta que actualmente el síndrome de Asperger se encuentra considerado dentro del trastorno del espectro autista en el DSM-V y CIE-10 (Manuales de diagnóstico oficiales de la Asociación Americana de Psiquiatría y de la Organización Mundial de la Salud). Si bien el síndrome de Asperger tiene un patrón de presentación algo particular y diferenciado dentro de los trastornos del espectro autista, está considerado dentro de dicho espectro.

En cuanto a la pregunta, no, definitivamente no es un trastorno fácil de diagnosticar por dos razones: la primera es la variabilidad que hay entre los pacientes, es decir, tanto el TEA como el síndrome de Asperger se manifiestan de formas muy diferentes en función del paciente y dos pacientes con un mismo diagnóstico pueden ser muy diferentes entre sí.
La segunda razón que dificulta el diagnóstico es que aún no se conocen las causas que producen tanto el TEA como el Asperger. En otros trastornos del desarrollo, como aquellos que tienen un componente genético, se puede hacer un análisis del ADN del paciente y de esta forma emitir un diagnóstico basado en pruebas genéticas.
El diagnóstico del TEA y síndrome de Asperger se hace con otro tipo de pruebas, como pruebas de aptitud en dimensiones relacionadas con el lenguaje o la interacción social.

5. ¿Cómo se sienten los padres cuando contactan con usted? ¿Y los niños?

Generalmente, los padres están muy fatigados y desmotivados, y han probado muchísimos tratamientos y centros que no han tenido los resultados esperados. Creo que es importante que los padres tengan en cuenta que hay que buscar el tratamiento, centro y personas que mejor encajen con su hijo para empezar a ver resultados positivos, pero claro, ésta es una tarea complicada y larga.
Los hijos, en nuestra asociación, se sienten muy bien, porque aquí no nos preocupamos en organizarles la vida, sino en que ellos aprendan a organizársela. Creemos que potenciar la autonomía de cada chico les hará sentirse más seguros en su propia piel y es, realmente, lo único que necesitan para desarrollarse con soltura en esta sociedad.

6. ¿Qué clase de tratamiento se le da al niño una vez diagnosticado el síndrome?

El tratamiento debería ser individualizado y adaptado a la presentación del trastorno en cada persona. Es decir, habrá chicos que tengan muchos problemas en el lenguaje, por lo que un objetivo principal de su tratamiento debería ser el entrenamiento en habilidades linguísticas; otros, por ejemplo, podrían presentar dificultades que no correspondan al TEA o síndrome de Asperger, pero que dificulten el tratamiento, como pueden ser problemas de ansiedad o depresión. En este caso, el tratamiento de estos trastornos es igual de importante, ya que se busca en todo caso el máximo nivel de bienestar para el paciente.

7. ¿Se utilizan medicamentos en el tratamiento de este trastorno?

No se utilizan medicamentos para el tratamiento del propio trastorno, no obstante, es cierto que muchos pacientes pueden tener alguna medicación para problemas asociados que no sean propios del trastorno. Como hemos mencionado previamente, algunos de estos serían ansiedad, depresión o problemas de conducta (agresividad y rabietas).

8. ¿Se puede llegar a curar?

No existe una cura para el TEA ni para el Asperger, ya que son lo que llamamos Trastornos del desarrollo.
No hay una cura, porque la persona se ha desarrollado de esta manera determinada y no se puede modificar el proceso de desarrollo que ha seguido.

9. ¿Trabajas más con niños o con niñas con este síndrome?

Por lo general, hay un mayor número de pacientes varones diagnosticados tanto con TEA como síndrome de Asperger.

10. ¿Hay una edad más común en la que se puede diagnosticar?

Al ser un trastorno del desarrollo, se comienza a hacer visible en la medida en la que el chico se comienza a desarrollar. Es decir, es casi imposible detectar el trastorno antes de los 3-4 años. A partir de los 6-7, generalmente ya se han podido observar y detectar algunas dificultades que presentan los chicos con estos trastornos con respecto a sus compañeros.

11. ¿Recomienda a los padres decirle a sus hijos que tienen este trastorno?

Definitivamente sí. Los hijos tienen derecho no sólo a conocer su diagnóstico, sino también a tomar decisiones que les conciernen como por ejemplo qué tipo de tratamiento llevar a cabo. La solución no es meter al chico en una burbuja y solucionarle todos sus problemas, sino desarrollar al máximo sus capacidades y proporcionarle y enseñarle las herramientas que sean necesarias para que pueda vivir de forma autónoma.

12. ¿Cómo suelen reaccionar las familias cuando son conocedoras del diagnostico?

Depende totalmente de la familia. Hay casos en los que existe una negación del diagnóstico, casos en los que la familia lo acepta desde el primer momento y se moviliza de inmediato para buscar recursos que ayuden a sus hijos… Sí que es cierto que generalmente las madres se involucran más en el tratamiento de sus hijos que los padres.

13. ¿Los pacientes que ha tenido con SA, tenían alguno limitación a la hora de aprender o por el contrario presentaban ventajas?

Depende del área. Generalmente, tienen una memoria prodigiosa y son muy buenos para recordar listas de nombres o cualquier otro ejercicio que precise memoria.
Por otro lado, pueden presentar dificultad para, por ejemplo, comprender el significado de frases hechas y otras expresiones. La habilidad con la que se desenvuelvan en cada área dependerá de cada chico en particular.

14. ¿Cuál cree que es la principal limitación de las personas con S.A?

Personalmente, yo creo que la principal limitación de las personas con síndrome de Asperger son el resto de personas. En la sociedad, hay muy poco conocimiento sobre este trastorno y esto hace que determinadas personas no proporcionen oportunidades a chicos con este diagnóstico por pura ignorancia.

15. Hoy en día hay mucha desinformación sobre este tipo de trastorno y mucha gente no sabe como dirigirse hacia las personas con Asperger, ¿Cómo cree usted que deberían tratarles?

Creo que lo mejor si no sabes como dirigirte a alguien con síndrome de Asperger es preguntárselo abiertamente. Hacerle ver que quieres entenderte con él y hablarlo de forma abierta y no como si fuera un tabú puede ser beneficioso, porque elimina barreras de comunicación entre ambos. Si nunca habías conocido a alguien con Síndrome de Asperger puedes decírselo: así, tú te sentirás más aliviado y menos presionado al hablar con él y probablemente él se sentirá muy bien contigo de dar con alguien que le habla con sinceridad y honestidad.

16. ¿Cree que deberían tomarse medidas para que las personas con Asperger estén menos excluidos?
Desde luego. Creo que, especialmente las empresas, se pueden ver muy beneficiadas al contratar a personas con Asperger: muchas empresas con políticas de inclusión dicen que son trabajadores estupendos, ya que son muy meticulosos con su trabajo y valoran y cuidan su puesto mucho más que otras personas.

 

Esperamos que estas preguntas os hayan ayudado a comprender un poquito mejor en qué consiste este trastorno, por qué es importante contar con la ayuda de un psicólogo y cuáles son los valores por los que se rige nuestra asociación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies